Vuelta al cole: La psoriasis en las aulas

psoriasis-niños-colegio
El verano de 2021 está a punto de terminar y es tiempo de preparar ya el nuevo curso, tanto laboral como académico. Aunque no es muy frecuente en edad pediátrica, los niños también pueden tener psoriasis, buscar la alternativa terapéutica más adecuada para ellos es fundamental. Si tienes un menor con psoriasis en edad escolar, te contamos algunos consejos o ideas que pueden resultar útiles.

Con la vuelta al colegio, es necesario recordar tanto al paciente, como a los profesores y el resto de los alumnos que la psoriasis no es una enfermedad contagiosa. Se trata de un trastorno que provoca la acumulación de células en la superficie de la piel, originando lesiones rojizas y descamativas que pueden provocar picor.

Las placas que se forman pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, si bien son más habituales en el cuero cabelludo, las rodillas, los codos y la espalda. Las estadísticas también apuntan que la psoriasis suele afectar ligeramente más a hombres que a mujeres. En cuanto al inicio, la edad media de diagnóstico son los 28 años.

El estigma de la psoriasis

La aparición de las placas en la piel puede provocar que el niño con psoriasis sienta cierta vergüenza a la hora de enseñar su cuerpo. En estos casos, es fundamental la labor de los profesores para la formación del resto de los alumnos. Tal vez sea necesario explicar en qué consiste la enfermedad y, sobre todo, se deben enseñar valores para evitar las burlas o cualquier tipo de comentario que pueda resultar ofensivo o hiriente para el niño con psoriasis.

Un mal comportamiento en este sentido puede provocar en el niño con psoriasis consecuencias emocionales, como una baja autoestima o depresión. Si ya has observado este tipo de problemas en el menor, es conveniente pedir ayuda a un profesional médico o a un psicólogo especializado en la población infantil. En las Asociaciones de Pacientes también te pueden ayudar.

Tratamientos tópicos

Una de las principales herramientas terapéuticas para los niños con psoriasis son los tratamientos tópicos. Cuando comienza el colegio, es fundamental mantener los hábitos de higiene recomendados por los profesionales sanitarios, así como cumplir el tratamiento. Los cuidadores o los propios niños deben estar pendientes de cuándo tiene que echarse las cremas, así como mantener hábitos saludables, cuidar la hidratación, realizar la exposición al sol indicada, etc.

Enfermería colegial

En el seguimiento del paciente con psoriasis resulta fundamental la figura del profesional de Enfermería. De hecho, los colegios profesionales de enfermeras han defendido en diversas ocasiones la necesidad de contar con la figura de un especialista para apoyar a cualquier persona con psoriasis. En el caso de que el paciente sea un niño o un joven, la enfermera también puede reforzar la labor del médico para realizar un buen seguimiento del paciente y conseguir el mejor cumplimiento terapéutico posible.

Los planes de cuidados individualizados de Enfermería favorecen el autocuidado del paciente y aumentan su autonomía, especialmente en los primeros pasos después del diagnóstico. La asistencia enfermera consigue mejorar la respuesta y la adhesión al tratamiento y, además, aumenta la calidad de vida de la persona con psoriasis.

En este sentido, entidades como la Plataforma Estatal de Enfermera Escolar trabajan para que los estudiantes, los profesores, los familiares y los cuidadores se beneficien de la labor asistencial, de prevención y educación para la salud de los profesionales de Enfermería.

Categorías