Epilepsia y COVID-19

COVID-coronavirus-epilepsiaCOVID-coronavirus-epilepsia
En esta página puedes encontrar información de interés sobre el coronavirus SARS-CoV-2 y la infección COVID-19 para personas afectadas de epilepsia.

Sociedad Española de Neurología (SEN)

Mejore su experiencia

Para poder mostrarle contenido en formato vídeo, debe permitirnos usar cookies de vídeo.

Sociedad Española de Neurología (SEN)

.

Vídeo del Grupo de Trabajo de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología (SEN), en el que el doctor Manuel Toledo, neurólogo adjunto del Servicio de Neurología del Hospital Universitari Vall d´Hebrón (Barcelona), en nombre de la junta directiva del mencionado grupo, ofrece información valiosa sobre epilepsia y el nuevo coronavirus y la infección por COVID-19.

Epilepsia y vacunación

La campaña de vacunación frente al SARS-CoV-2 ha generado muchas dudas en todos los pacientes. En el caso de las personas afectadas por la epilepsia, desde la Sociedad Española de Epilepsia (SEEP) han emitido una nota informativa que reproducimos a continuación:

"Ante la nueva campaña de vacunación del SARS-coronavirus-2 comunicamos que los estudios de vacunación son recientes y han demostrado una eficacia y seguridad que hacen recomendable su uso en la situación actual. Desde los organismos de salud se continúa haciendo un seguimiento estrecho de los posibles efectos adversos de la vacuna que serán gestionados por las autoridades sanitarias correspondientes.

Actualmente, no existe evidencia de que la vacuna por sí misma induzca o desencadene crisis epilépticas y no hay contraindicación específica para recibir la vacuna por el hecho de tener epilepsia o tomar fármacos antiepilépticos. No obstante, siguiendo el protocolo habitual de vacunación, debe comunicar al médico prescriptor de la vacuna todos sus problemas de salud y fármacos que toma. Es igualmente importante recordar a su médico la causa de su epilepsia y si tiene antecedentes de reacciones alérgicas a algún fármaco..

Tenga en cuenta que de forma general y como reacción a cualquier vacuna, ésta puede producir síntomas comunes de resfriado o fiebre. En algunos pacientes, sobre todo en niños, la fiebre puede facilitar la aparición de crisis epilépticas. Debe tomar las medicinas habituales para fiebre. En caso de duda consulte a su médico".

Asimismo, La Liga Internacional de la Epilepsia (ILAE) ha emitido un comunicado con más información detallada sobre la vacunación en personas con epilepsia que podéis revisar aquí debajo.

ILAE-vacunacion-epilepsia
PDF

ILAE: La vacunación contra la COVID 19 en pacientes con epilepsia

Comunicado de la ILAE al respecto de la campaña de vacunación de las personas con epilepsia frente a la COVID-19.

Stop a la ansiedad durante el confinamiento

A estas alturas del confinamiento todas las personas con epilepsia y sus cuidadores pueden sentir un poco de ansiedad, o mucha. La situación de alerta que vivimos es insólita y nos obliga a quedarnos en casa por ahora sin saber hasta cuándo. Para mantener el equilibrio emocional y evitar el riesgo de sufrir una crisis, los especialistas de la Asociación Americana de Psicología nos dan una serie de pautas que pueden tener presentes las personas con epilepsia.

En este sentido, los psicólogos nos recomiendan estar informados sobre la situación que estamos viviendo, pero sin saturación. La mejor opción es elegir las fuentes de comunicación oficiales, ya sea a través de los medios o por internet, sobre todo para saber cómo debemos actuar las personas con esta patología neurológica. ¡Cuidado con los bulos y las informaciones tendenciosas! La ansiedad que nos causan las noticias falsas puede aumentar el riesgo de sufrir una crisis.

Los psicólogos también nos dan algunas pautas para calmar la ansiedad de los más pequeños que puedan tener enfermedades crónicas como la epilepsia en esta época de confinamiento. Debemos adaptar a su edad la información disponible sobre el coronavirus. Es necesario explicarles bien la situación y, sobre todo, ofrecerles alternativas de formación y de entretenimiento acordes a su condición neurológica.

epilepsia y ansiedad
Mantén la rutina y los hábitos saludables

Al igual que los mayores, los niños también deben intentar mantener una rutina, unos hábitos de higiene, de alimentación saludable y, muy especialmente, es importante que aprovechen y disfruten el tiempo libre con sus pasatiempos preferidos. Es normal que estos días vean la tele o utilicen ‘las maquinitas’ un poco más de lo habitual, pero siempre sin abusar.

Hablando de máquina, ¡ojo! Porque un exceso de luces puede ser problemático para algunas personas con epilepsia fotosensible. Entre el 3% y el 5% de los pacientes sufre epilepsia fotosensible, y los estímulos visuales pueden provocar una crisis, especialmente en niños y adolescentes. En cualquier caso, la gran mayoría de las personas con epilepsia, aunque con moderación, pueden utilizar los dispositivos electrónicos.

Comunícate con tus seres queridos

Los especialistas en salud mental hablan de ‘confinamiento digital saludable’, es decir, aprovechar con moderación todos los beneficios que nos proporcionan los nuevos dispositivos digitales, siempre teniendo en cuenta los consejos sobre los tiempos de uso, la postura corporal, etcétera.

Precisamente, las tecnologías como las redes sociales o las videoconferencias nos permiten seguir en contacto con nuestros seres queridos, y es un beneficio mutuo. Los expertos en epilepsia nos dicen que los aspectos positivos son múltiples. Debemos prestar especial atención a las personas que estos días pasan el confinamiento solas, enfermas o en situaciones de especial vulnerabilidad. La comunicación nos permite compartir sentimientos, aliviar la ansiedad y, por tanto, reducir el riesgo de sufrir una crisis epiléptica.

Consulta con un profesional

El confinamiento todavía va a durar varias semanas más, y no tenemos una fecha exacta para volver a nuestra vida cotidiana. Para ayudarnos en esta situación, podemos recurrir a la ayuda de un profesional en salud mental y consultarle nuestras dudas relacionadas con la ansiedad y la epilepsia, ya que afecta a la calidad de vida de los pacientes como destaca la Liga Internacional contra la Epilepsia (ILAE). Por ahora no podemos acudir a una consulta presencial, pero muchos psicólogos ofrecen su ayuda por teléfono.

¿Cuándo debemos pedir la ayuda de un profesional para evitar sufrir una crisis epiléptica? Los expertos enumeran las siguientes circunstancias:

  1. En caso de sentir un nerviosismo abrumador.
  2. Una tristeza persistente.
  3. Otras reacciones prolongadas que afectan negativamente al desempeño laboral o las relaciones interpersonales.
  4. Dificultad para conciliar el sueño.
  5. Falta de energía y concentración.
  6. Sentimiento de inutilidad.
Aprovecha el momento

El Colegio Oficial de Psicología de Madrid nos aconseja también “aprovechar el momento”. Podemos disfrutar esta situación anómala para realizar actividades que nos gustan pero que no hacemos por falta de tiempo: leer, ver series, escuchar música, practicar juegos de mesa, etc. En definitiva, debemos practicar acciones que nos entretengan, pero que no nos generen ansiedad, para evitar el riesgo de sufrir una crisis.

Los psicólogos dicen también que puede ser el tiempo perfecto para que las personas con epilepsia fomenten su creatividad, en solitario o en compañía, como escribir, cocinar, redecorar la casa, etc. En internet hay miles de tutoriales que nos ayudarán a mejorar. Además, podemos y debemos practicar ejercicio en casa, aunque solo sea pasear por el pasillo. La actividad física puede ser muy divertida, nos mantiene en forma, aumenta las sustancias estimulantes, reduce la ansiedad y, por tanto, disminuye la posibilidad de tener crisis epiléptica.

Cumple el tratamiento

Ya sabemos que el coronavirus no aumenta el riesgo ni la gravedad de la epilepsia, pero es importante seguir cumpliendo el tratamiento habitual. Más que nunca, porque una descompensación o una crisis nos puede obligar a visitar un centro de salud o un hospital, con el riesgo de contagio que supone. En caso de que la persona con epilepsia presente mucha ansiedad, es fundamental consultar con los servicios sanitarios la posibilidad de recibir la ayuda de un profesional.

Precisamente los cambios en la rutina pueden conllevar el olvido en la toma de la medicación para la epilepsia, incluso su abandono durante varios días. La adherencia al tratamiento es imprescindible para las personas diagnosticadas. Los estudios indican que abandonar la medicación puede aumentar un 21% el riesgo de sufrir una crisis.

** Fuentes consultadas